La fundación estrella de Aguirre, sospechosa