Los funcionarios catalanes, escandalizados, por las amenazas de sanción si no apoyan la independencia