La formación, clave para evitar en ébola