El fiscal general del Estado defiende su imparcialidad en el Congreso