La trama de financiación ilegal de Unió amuebló algunas de sus sedes