La final de la Copa del Rey, marcada por la tensión política en Cataluña