Millet admite que fue un "error brutal" reformar sus casas con fondos del Palau