La falta de lluvias y de viento, en parte culpables de la subida de la luz