Camps cambia los banquillos por los pupitres