El pleno exprés del Parlament desata la indignación de los constitucionalistas