Los expertos alertan: la mujer en mayor riesgo es la que retira la denuncia