El exilio 'crónico'