El exalcalde de Lloret de Mar asegura que no ha recibido "ni un euro" de la mafia rusa