Los estudiantes, la punta de lanza del Govern en la búsqueda del pretendido referéndum