El rey se estrena en Davos con una defensa de la Constitución española