Continúa la guerra de símbolos en las calles de Cataluña