Una estación meteorológica que cuesta 700 euros nos sale por 121.000 euros al año