Interior cree que el ministro y altos mandos policiales no fueron espiados