Las encuestas muestran el debilitamiento del soberanismo catalán