La carrera a la Moncloa, cosa de cuatro