Los empresarios catalanes rechazan implicarse en el proceso soberanista