El PP, de las catalanas a las generales casi sin resaca