El debate 'a siete' ignora la ausencia de Podemos y se centra en la corrupción