La convocatoria oficial de elecciones impide inauguraciones y campañas de propaganda