Los partidos prometen ahorrar en publicidad exterior pero discrepan en el 'mailing'