El PP pierde su poder territorial mientras que la izquierda gobernará con pactos