Barberá se dice a sí misma "suerte chica" cuando depositaba el voto para el Ayuntamiento