Quinto día de campaña: los políticos se quieren ganar la calle