Carmena y Aguirre, enzarzadas en un asalto continuo