IU aspira a aguantar el envite de Podemos y mantener su presencia territorial