Aguirre y Barberá, campaña agridulce