La izquierda, condenada a entenderse para desbancar al PP