Baño de multitudes de los líderes políticos para rascar los últimos votos