Rivera propone una ley de impacto económico para acabar con las obras faraónicas