Colau intenta tranquilizar a los empresarios