Rajoy apuesta por un nuevo modelo de financiación y por bajar los impuestos