Los pactos sobrevuelan la campaña electoral vasca