"Ya veremos" y "ahora hablaremos", el desconcierto reina entre los diputados soberanistas ante unas posibles elecciones