Los directivos de la CAM, en prisión