La polémica por el Yak-42 precipita la dimisión de Federico Trillo