La libertad de los políticos presos centra la Diada más reivindicativa