El rey quiere devolver el prestigio a la monarquía y apuesta por una España plural y única