El deterioro de la imagen de la Monarquía