Los detenidos en la operación antiyihadista enviaban armas a terroristas de Siria e Irak