Los detenidos en Cornellá mantenían contacto con otro yihadista que se fue a Siria