La denuncia de Manos Limpias no preocupa a los Pujol-Ferrusola