La defensa de la Infanta: “No hay razones para la responsabilidad civil”