La defensa de la Infanta resta importancia al error de la cuenta