La firma de la declaración de la República Catalana, que quedó en suspenso