De la ilusión a la decepción en ocho segundos por las palabras de Puigdemont